Solo hay una cosa importante

En aquel tiempo, entró Jesús en un pueblo; y una mujer, llamada Marta, le recibió en su casa. Tenía ella una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra, mientras Marta estaba atareada en muchos quehaceres. Acercándose, pues, dijo: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola en el trabajo? Dile, pues, que me ayude». Le respondió el Señor: «Marta, Marta, te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas, o mejor, de una sola. María ha elegido la parte mejor, que no le será quitada». Lucas 10, 38-42

Marta estaba preocupada por algo realmente bueno e importante, porque Jesús venía a cenar a su casa y ella quería que todo estuviera perfecto. Todo tenía que estar impecable ese día. La comida en su punto, los manteles limpios y todo en completo orden. Ella sabía que “estaba sirviendo a Dios” y quería hacer todo de la mejor manera. El problema fue cometer un error muy pero muy común en el servicio a Dios. Mientras trabajaba para él, el trabajo se volvió más importante que Dios. Lo que comenzó como un deseo enorme de servir a Jesús, sin darse cuenta se había convertido en una forma de servirse a sí misma… Se olvidó que la comida era para honrar a Jesús y no para quedar bien ella, en cambio María no hacía otra cosa más que escuchar a Jesús.

Dicen los egipcios que Cleopatra era una mujer excepcional, una mujer que tenía cinco cualidades que difícilmente encontramos en una mujer,  y que la mujer normal solo tiene una de estas cualidades.

La primera cualidad de Cleopatra fue que era una mujer bellísima, muy hermosa según la descripción. El mal de la mujer es compararse dicen estos hombres egipcios. La segunda cualidad que es muy difícil encontrar en una mujer bellísima, es que era inteligente, imposible de ver estas cualidades juntas en una mujer. En un certamen de belleza en egipto le preguntaron a una Miss: ¿Cuál es la principal causa de hambre en el mundo? y la Miss con una sonrisa de oreja a oreja no dejaba de saludar a su publico, talvez lo que dicen los egipcios es verdad. La tercera cualidad de Cleopatra es que era una mujer culta, tenía una facilidad de aprender idiomas, hablaba perfectamente el latín, griego, hebreo, sirio y arameo. Era una reina sorprendente. La cuarta cualidad todavía más difícil es que Cleopatra era muy astuta, según los egipcios verdad. Usted se preguntará pero por qué escribo sobre esto, pues porque solo hay una cosa importante. Sabían que ella invento el jugo de uva, que se parece mucho al vino, dicen los egipcios que lo invento ella y cuando invitaba a cenar a todos los emperadores, les daba vino de verdad y ella fingía que bebía pero era jugo de uva, ya sabemos lo que pasa cuando un hombre se embriaga, cuentan todo. Señores no se dejen emborrachar por sus esposas porque sueltan toda la sopa. La quinta y última cualidad es que Cleopatra era una mujer que "hablaba muy poco y escuchaba más", es difícil encontrar a una mujer así. El que no tengas esta cualidad no significa que no puedas trabajar en ella, ponerla en practica y finalmente hacerla tuya. Las demás cualidades no son menos importantes, pero si por algo se tiene que empezar debería ser esta ultima cualidad. Solo hay una cosa importante escuchar tu palabra Señor.

Cuando oremos no lo hagamos hasta que Dios nos escuche, mejor oremos hasta que escuchemos a Dios, pues "Solo hay una cosa importante, María escogió la mejor parte que no le será quitada", nos podrán arrebatar todo en la vida, al morir nos podrán dejar sin nada, pero sabes una cosa, nadie podrá quitarnos aquello que escuchamos de Dios, aquello que escuchaste de ti y de los demás.

Tú Amigo, Daniel Espinoza
¡Consuela a mi pueblo! Blog

8 comentarios:

jo0el dijo...

Muy buena reflexión dany, estas en todo lo cierto uno nunca es perfecto siempre tiene ciertas cualidades pero no todas y no vemos en cleopatra que no es imposible tener todas las cualidades esenciales aunque si es dificil, ya que vivimos en un mundo muy cambiante, pero si nos deja como un buen consejo que una de las cosas mas importantes es saber escuchar confiar en dios, saber que el siempre va estar ahi para nosotros y que tiene un plan perfecto paracada uno y el sabe porque hace las cosas porque nos mando hacer cada quien como somos, porque cada uno tenemos una misión que cumplir en esta vida solo tenemos que estar consientes que eso también depende mucho de lo que nosotros pongamos de nuestra parte somo una herramienta para ayudar al prójimo.

Saludos

Salvador dijo...

Sí, sólo hay una cosa verdaderamente importante, escuchar a Dios y abrirse a su Palabra para hacer su Voluntad.

Puede ocurrirnos, y eso es muy peligroso, que en este esfuerzo y actitud nos quedemos solo en el servicio, en las acciones, en los apostolados, en llegar a mucho sitios y personas, pero no escuchemos ni hagamos la Voluntad de Dios.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.

Militos dijo...

No sé, no sé..., la verdad es que no dejas muy bien a las mujeres.
Pero una cosa es cierta: "María eligió la mejor parte" Muchas veces nos perdemos en el agobio del trabajo para que todo esté listo cuando llegue la familia y nos olvidamos del tiempo que le debemos en exclusiva a Dios.

El fondo que es lo que importa está muy bien, pero...
Un beso Daniel

Daniel Espinoza, Autor dijo...

Hola! Militos, sabemos que el antónimo de cualidad es el defecto, pero que un hombre o una mujer no tenga tal cualidad no significa que sea su defecto, la puede trabajar hasta hacerla suya. Pero y si no, simplemente no la tenemos, pero poseemos otras cualidades que haran referencia a las caracteristicas de nuestra persona.

Al reflexionar sobre las cualidades de esta mujer de la historia egipcia es solo para reconocer que la cualidad más importante que debemos desarrollar aunque no la tengamos tanto hombres y mujeres es la de hablar poco y escuchar más, porque es más importante lo que Dios me tiene que decir, que lo que yo le tengo que decir. Su palabra es sanación. Con una palabra suya bastará para sanar nuestra alma.

Angelo dijo...

Todos hemos experiemntado a Marta y María, y sabemosdónde está la mejor parte....
¡El blog te ha quedado fantástico! Un abrazo

eligelavida dijo...

"Alégrese el cielo, goce la tierra, retumbe el mar y cuanto lo llena; vitoreen los campos y cuanto hay en ellos, aclamen los árboles del bosque" (Sal 95)

Feliz Navidad Daniel, también para todos los seguidores de este precioso blog. ¡Que la alegría de la Navidad esté siempre en vuestros corazones!

Daniel Espinoza, Autor dijo...

Gracias Angelo, igualmente un abrazo para ti y para cada uno de ustedes.

Daniel Espinoza, Autor dijo...

Feliz Navidad!! estimados amigos. Gracias por sus visitas

Publicar un comentario en la entrada

 
;